Generalitat de Catalunya

Accés al contingut (Alt + 1)
Accés al menú de la secció (Alt + 2)
Multimedia
Sincrotón Alba
Sincrotrón ALBA

Si lo desea, puede ver el multimedia en versión flash.

¿Qué es?

ALBA es el nombre del Laboratorio de Luz de Sincrotrón que se pondrá en funcionamiento a partir del 2009 en Cerdanyola del Vallés. Esta fuente de última generación funciona como un microscopio gigantesco que permite descubrir los secretos de átomos y moléculas. Dará servicios a investigadores y empresas de alta tecnología.

Las instalaciones, de 22.870 m², estarán integradas por un edificio principal de hormigón y vidrio en forma de caracol de 140 m, de diámetro, y plantas subterráneas donde se ubicarán talleres y centros de producción de energía.

En Europa hay cerca de 20 sincrotrones, pero ALBA será el único situado en el sur de la línea París-Trieste (excluyendo la fuente europea de Grenoble).

El sincrotrón está gestionado por el CELLS (Consorcio para la Construcción, Equipamiento y Explotación del Laboratorio de Luz Sincrotrón) y cofinanciado por la Generalitat y el Estado español. ALBA costará en torno a 164 millones de euros.

¿Cómo funciona?

Un sincrotrón es un acelerador de partículas. Un cañón de electrones produce un haz inicial que se acelera en el sincrotrón hasta velocidades próximas a la luz.

Una vez acelerados, los electrones se inyectan en un anillo de almacenaje. Allí circulan durante horas con una energía que se mantiene constante mediante cavidades de radiofrecuencia.

Cuando los electrones que circulan por el anillo describen una curva, emiten luz de gran intensidad, a longitudes de onda que van de aquello visible a los rayos X. Esta luz es muy focalizada, polarizada y se emite en forma de pulsaciones, como el flash de una máquina fotográfica.

La radiación emitida, o luz de sincrotrón, se direcciona hacia las estaciones de trabajo donde los usuarios la podrán utilizar para sus investigaciones.

¿Para qué sirve?

La radiación de sincrotrón se puede utilizar en muchos campos de investigación: desde la física y la química hasta la medicina o la biología.

Sus aplicaciones industriales son muy variables. Se puede utilizar para fabricar objetos muy pequeños, diseñar fármacos o desarrollar nuevos materiales para la industria.

Aplicaciones de mayor impacto

  • Biología molecular: para estudiar las proteínas y los virus y ayudar a diseñar nuevos fármacos.
  • Terapia médica: los rayos X que emite un sincrotrón pueden tener aplicaciones en la imagen médica y en determinadas terapias.
  • Ciencias ambientales: para determinar la estructura de los contaminantes.
  • Ciencias de los materiales: para estudiar sus propiedades.
Aviso legal | Accesibilidad | Sobre gencat | © Generalitat de Catalunya